Teresa: un homenaje a Teresa Wilms Montt

Teresa Wilms Montt, poetisa chilena, de vida breve y trágica.

Nacida en 1893 es considerada una precursora feminista, tuvo una vida novelesca. Rebelde a los valores burgueses de su sociedad, fue internada a la fuerza en un convento; sin embargo, con la ayuda de su amigo Vicente Huidobro, huyó a Buenos Aires, donde se rumoreaba que el célebre poeta chileno la pretendía.

Murió en 1921, a los 28 años.  En las últimas páginas de su diario, escribió:
“Morir, después de haber sentido todo y no ser nada…”.

Este es el homenaje de RayenArtdolls:

bP1140685.JPG

Como siempre, todo parte con un bosquejo…

teresa.jpg

proyecto “Teresa”

P1140534.JPG

Teresa nude



Vestuario de Teresa, inspirado en la moda de 1920-1921: 

Enagua y calzones de satín; medias de malla; vestido flapper de gasa, con bordados y aplicaciones de strass en cinturón y hombros, cuello drapeado, cinturón a la cadera.  Cintillo bordado con pedrería, strass y plumas; zapatos “t-strap” en satín, con decoraciones de strass.  Collar de perlas cultivadas mini.

P1140625.JPG

1435849824162-P1140634.JPG

Teresa ya peinada “wet wave” (ondas) y vistiéndose (calzones y medias)

P1140646.JPG

Ya con enaguas y zapatos.

P1140660.JPG

Detalle pelo y cintillo


bP1140681.JPG

Teresa terminada.  Soporte de raulí



2015-06-29_16.59.59.jpg

Detalle de los t-strap

P1140683.JPG

Teresa de paseo por el jardín

Anuncios

Juanita (otra huasita)

Juanita, es otra “china” o campesina en vestido tradicional.

Claro que ella le gustan las flores grandes y más alegres.
Lleva bombachas, enaguas con vuelos (falso),  oañuelo y vestido abotonado en la espalda y aplicaciones de flores; zapatos de cuero y suporte con base de raulí.

Peluca en pelo de alpaca, peinada en dos trenzas.  Ojos de vidrio hechos a mano.

P1140541.JPG

Juanita, nude.

P1140558.JPG

Mostrando sus bombachas de algodón (y más peinada)

P1140567.JPG

En enaguas (falso)

P1140572.JPG

Juanita, detalle

P1140590.JPG

Completamente vestida.

P1140599.JPG

Juanita, detalle

P1140616.JPG

Detalle de espalda


bP1140611.JPG

El espíritu del Copihue

Como su nombre lo indica, ella es el espíritu (gwen) de nuestra flor nacional.  

El copihue es una hermosa trepadora de nuestros bosques, que llena de campanitas rojas (y también blancas y algunas rosadas) las ramas más altas de sus árboles.

P1140487.JPG

Copihue está hecha en porcelana blanca, con ojos de vidrio hechos a mano, y lleva en el cuerpo el dibujo de la flor que le da su nombre, aquí hay un par de fotos del proceso de armado:

P1140390.JPG

Piezas pintadas

P1140391.JPG

Detalle de tatuaje

P1140476.JPG

Proceso armado, postura de resortes.


bP1140370.JPG

Copihue terminada, detalle tatuaje


En lengua mapuche al copihue se le llama “Copiu”. La leyenda dice que su nombre nace de una trágica historia de amor entre jóvenes mapuches de tribus rivales:

“Hace muchos años, cuando en Chile la tierra de Arauco era habitada por pehuenches y mapuches, vivía una hermosa princesa mapuche, llamada Hues, y un vigoroso príncipe pehuenche, cuyo nombre era Copih.

Copiñiel, el jefe de los pehuenches y padre de Copih, y Nahuel, jefe mapuche y padre de Hues, se fueron cada uno por su lado hasta la laguna donde ambos enamorados se encontraban.

El padre de Hues, cuando vio a su hija abrazándose con el pehuenche, arrojó su lanza contra Copih y le atravesó el corazón. Tras esto, el príncipe pehuenche se hundió en las aguas de la laguna. El jefe Copiñiel no se quedó atrás e hizo lo mismo con la princesa, la que también desapareció en las aguas de la laguna.

Ambas tribus lloraron por mucho tiempo. Cuando pasó un año, los pehuenches y mapuches se reunieron en la laguna para recordarlos. Llegaron de noche y durmieron en la orilla.

Al amanecer, vieron en el centro de la laguna un suceso inexplicable. Del fondo de las aguas surgían dos lanzas entrecruzadas. Una enredadera las enlazaba, y de ella colgaban dos grandes flores de forma alargada: una roja como la sangre y la otra blanca como la nieve.

Así, las tribus enemistadas comprendieron lo que sucedía. Se reconciliaron y decidieron llamar a la flor copihue, que es la unión de Copih y de Hues.”

Para el pueblo Mapuche, el Copihue es:  Símbolo de alegría, de amistad y gratitud. Resalta como una de las plantas sagradas de los araucanos; los guerreros la veneraban como el emblema del valor y la libertad y los jóvenes como el espíritu tutelar de sus amores.

Les dejo a Copihue terminada, en sus dos versiones: pelo rojizo y pelo gris… ustedes dirán cual prefieren 😉

P1140499.JPG

Su vestido está hecho con diferentes gasas (verde) y encaje elasticado (café) que permite ver su dibujo en la espalda.  Está bordado con cintas y mostacillas.  Los botines están hechos de tul y cuero.  Lleva también una corona de flores y hojas de copihue (fimo).  Soporte hecho en raulí.

bP1140693.jpg

P1140701.JPG

Clara, la campesina de cuentos de hadas…

Nueva muñeca.

Esta vez fue un encargo especial, una aldeana al estilo de los cuentos:

P1120199.JPG

Ojos de fabricación propia en resina, pelo de alpaca con una trenza a modo de cintillo (no se ve);  lleva a demás coronita de flores a juego con la ropa.

Blusa y enaguas de algodón bordado a mano; el chaleco y la falda también están bordados con pedrería.  lleva a demás calzones y medias elasticadas.

Las botas sin hechas a mano en cuero, con un pequeño tacón.  Anillo, aros y collar hecho en strass.

Toda la ropa puede ser quitada.  La muñeca está realizada en cerámica y pintada con engobes y esmalte.  Las articulaciones están recubiertas de cuero y tensadas con resortes de acero.

P1120215.JPG

P1120211.JPG

P1120210.JPG